- No hay comentarios.

Reflexiones alrededor de @StopMotionMx por @SkoolCool - Siempre será bienvenida la animación en México


// STOP MOTION MX
Por Batián Pascal (@SkoolCool)

Los pasados 16, 17 y 18 de agosto se celebró la quinta edición del Stop Motion Mx en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes, Ciudad de México. Junto al Animasivo y al Locomoción, es uno de los tres festivales de animación que se celebran en nuestra capital, pero el único enfocado específicamente en una sola técnica. Aunque esta decisión por supuesto acota y reduce los posibles invitados y asistentes al evento, no es una elección arbitraria, pues el stop motion es la técnica consentida de los realizadores independientes en nuestro país, siempre presente entre los cortometrajes más destacados del año.

Pero, ¿por qué seguir haciendo stop motion en una época en la que la tecnología para crear imágenes digitales es tan avanzada que se pueden alcanzar resultados iguales o superiores con procedimientos menos desgastantes? 

Todos los tipos de animación requieren de un alto nivel de paciencia y compromiso, pero personalmente ninguno me parece tan demandante en su ejecución artesanal como el stop motion. Podría decirse que, al existir en un set real fotografiado, es la técnica que más comparte las dificultades — ¿y encantos?— de ambos espectros de la cinematografía: la animación y el cine de acción viva. Amar el proceso es un ingrediente imprescindible para llevarlo a cabo con buenos resultados. 

Nunca se dejará de hacer stop motion por la misma razón que siguieron habiendo pintores e ilustrados hiperrealistas al aparecer la fotografía. La magia del ritual se permea en la obra, y mientras hayan artistas dispuestos gustosamente a ese sacrificio, adelante.

El evento también tuvo el buen tino de reconocer y abrazar la más especializada animación industrial, usualmente con fines comerciales o al menos de alto presupuesto, con sus parientes no tan lejanos del circuito alternativo y los recursos económicos limitados. La primer ala fue representada por los invitados internacionales Tim Allen y Sergio Lara, que han participado en algunas de las superproducciones estadounidenses más reconocidas de los últimos tres lustros. Son soldados de la animación, con exquisitas experiencias forjadas en los foros de Tim Burton, Wes Anderson y Charlie Kaufman, y una aplaudible gentileza y apertura para compartir los secretos de su arte y métodos de trabajo. Aunque sus conferencias fueron valiosas, la mejor manera de aprovechar su presencia fue metiéndose a los workshops de tres horas que estuvieron impartiendo.



Como complemento, además de algunos paneles con artistas locales, brilló la presencia de Juan Pablo Zaramella y Tatia Rosenthal. Zaramella es uno de los cortometrajistas contemporáneos más importantes de Latinoamérica, y sin duda el estandarte de su generación en Argentina. Además de su rompe récord Guinness “Luminaris”, tiene una multiplicidad de obras breves de humor travieso. Su estilo se plasmó en la imagen del festival en este 2018. 

Rosenthal por otro lado es igual de independiente, pero ha concentrado la mayor parte de su carrera en levantar el proyecto de largometraje “$9.99”, una especia de padre espiritual de “Anomalisa” por sus personajes e historias realistas, análisis de la condición humana con un toque de realismo mágico. Los directores mexicanos pueden aprender mucho de su experiencia, sobre todo ahora que se avecina una primer camada de películas stop motion de larga duración, como “Julia y el portal del abismo” de Kraneo Estudio, que también estuvieron bajo los reflectores durante el festival.



Aunque sea de una escala modesta y con los usuales tropiezos que padecen los eventos en que la mayor parte de su crew son jóvenes voluntarios, sigue siendo valiosa la existencia de espacios como el Stop Motion Mx. Quizás para el profesional de la disciplina animada muchas de las pláticas sean de un nivel superficial, pero cuando vemos entre el público asistente a pequeños niños deseosos no sólo de consumir animación de calidad, sino de convertirse en creadores ellos mismos, no podemos obviar la importancia que pueda tener en sus vidas ver en vivo a un autor consolidado, que reafirme su incipiente vocación y, con algo de suerte, aliente a sus padres a fomentar su talento sin asustarse por sus prospectos monetarios. Siempre será bienvenida la animación en México.

// SOBRE EL AUTOR

Bastián Pascal @skoolcool es director independiente de cine y animación egresado del CUEC/UNAM. Co-conduce el programa online Animatón para Dessignare Media y escribe en Revista Código.


// Visita nuestro canal en Youtube

Para más contenidos sobre diseño, arte multimedia y animación visita nuestro canal de videos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario